logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Las comunidades actuales continúan usando las vías y ramales del Qhapac Ñan

Del: 24 Julio 2015

PIEB

La necesidad de estudiar la participación de las comunidades campesinas-indígenas como agentes sociales que hacen uso actual del Qhapac Ñan (Camino del Inca) fue uno de los aspectos resaltados por el Encuentro Internacional “Por los caminos del Qhapac Ñan y nuestro pasado ancestral”. 

No solo es importante elaborar etnografías sino además estudiar la participación de las comunidades como agentes que hacen uso del Qhapac Ñan actualmente, dice la antropóloga y docente universitaria Gloria Villarroel, porque si bien la ruta ha formado parte de la cultura incaica, en este momento existen comunidades que continúan utilizando estas vías y sus ramales. Paralelamente es importante conocer la participación de los agentes de Estado, como las gobernaciones y municipalidades, cuyo papel es contribuir a la preservación de estos sitios. 

El encuentro organizado por la Carrera de Historia de la Universidad Pública de El Alto, entre el 24 y 26 de junio, reunió a investigadores de la Universidad San Francisco Xavier de Chuquisaca, la Universidad Mayor de San Andrés, la Universidad Nacional San Antonio Abad de Cusco, la Universidad de Tarapacá, la Universidad de Valparaíso, Universidad Micaela Bastidas de Apurimac, la Universidad Nacional de San Agustín (Arequipa), la Universidad de Bonn, la Universidad de Nariño y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Precisamente en junio, los medios de comunicación informaron del daño causado en 200 metros de la ruta de El Choro por parte de la comunidad agraria del lugar que engrosó el camino (un ramal) con la ayuda de un tractor. “Es la necesidad, realmente el Estado no está conformando ámbitos de diálogo, discusión e información con las comunidades y municipalidades. Los comunarios tienen necesidades, y cómo dirigir estas necesidades, cómo satisfacer estas necesidades sin que se dañe este patrimonio, es un ámbito de discusión que tiene que armarse”, dice Villarroel. 

“En ese tramo que no es Qhapac Ñan, es un tramo o ramal, las comunidades y las casas están dispersas, y la producción económica que obtienen tienen que movilizarla todavía utilizando rebaños de llamas o burros, sacan su producción de esa manera, estamos hablando todavía de una necesidad insatisfecha para ingresar a los mercados con su producción”, dice la docente.

Villarroel explica que el otro aspecto ausente tiene que ver con que el Estado está fallando en informar de manera efectiva a las comunidades para que éstas puedan usar esas rutas con conciencia histórica y apropiarse de ese patrimonio. Pero no se trata de una realidad sólo atribuible a Bolivia, los investigadores que acudieron al encuentro reportaron similar situación en sus respectivos países y coincidieron en la urgencia de volcar la mirada a ese problema. 

Un proceso de intervención de este tipo, desde la academia, desde el Estado y desde la sociedad, es el desafío para todos los casos de declaratoria de patrimonio. Lo que sucede actualmente es que, una vez que se declara el patrimonio, no se realiza un seguimiento a cómo se está poniendo en práctica ese patrimonio. 

Documental
En el encuentro, el Instituto de Investigaciones “Fausto Reinaga” de la UPEA presentó el documental “Qhapac Ñan – Por los caminos del pasado ancestral”, coordinado por Gloria Villarroel, que muestra la historia del camino incaico y su anterior etapa de construcción preincaica que el imperio pudo transformar para sus necesidades: trasladar a los soldados para expandir el territorio, a la vez que vituallas y alimentos con ese propósito, y facilitar el traslado del Inca (en realidad son dos caminos paralelos). 

Una ruta específica para el Inca, y otra para el traslado de soldados, conocidas en Bolivia como Urcu y Uma. Villarroel explica que el documental recorre también el camino burocrático del proyecto para declarar patrimonio al Qapac Ñan y recoge información de Juan Villanueva sobre el proceso para registrar este monumento como patrimonio de la UNESCO. 

“En Bolivia hay varios tramos en el territorio pero solo se ha registrado (como patrimonio) Desaguadero-Guaqui-Tiwanacu. Por falta de recursos y personal para hacer esto... Hemos ido a Desaguadero a hablar con los comunarios, y ellos decían que la gente se está olvidando que estos caminos existen, en Desaguadero no hay proyecto para preservación de este sitio”, explica Villarroel.

Suscríbete al Boletín