logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

El hollín de la ciudad y de la deforestación también impactan en los glaciares

Del: 10 Julio 2015

PIEB

El carbón negro que se produce en la ciudad y a raíz de la deforestación de los bosques amazónicos también puede afectar a los glaciares tropicales, dice el glaciólogo Patrick Ginot, que estudia este fenómeno. La generación de información de larga data y la actuación de redes de observación a nivel mundial permiten generar observaciones de importancia y son esenciales para la investigación pertinente sobre el clima. 

El glaciólogo francés Patrick Ginot tiene una experiencia de 15 años observando los glaciares andinos, entre 2006 y 2010 con mayor frecuencia, y hace cuatro años en los nevados del territorio boliviano para medir la variación de su masa, calidad del aire y el estado de la atmósfera. 


Los programas de investigación GreatIce y Glacioclim han consolidado glaciares piloto con instrumentos de medición, en Bolivia en Zongo y Charquini Sur así como un monitoreo de la atmósfera en Chacaltaya que observan junto a investigadores de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). 

“Tenemos varias estaciones meteorológicas que están sobre el glaciar y fuera del glaciar –dijo Ginot-- para medir la variación de temperatura, humedad, precipitación y flujo de energía, también tenemos varias estacas en el glaciar para medir su ablación (pérdida de masa), utilizamos GPS para medir la variación de su superficie y su retroceso, y bajo del glaciar tenemos varios instrumentos para medir la cantidad de agua que sale del glaciar”.

La fortaleza del programa de investigación está en contar con datos de largo plazo pues las primeras mediciones son de 1971. Ginot dice que esa información muestra que existe un retroceso de los glaciares más fuerte desde los años 70 a 80, un fenómeno vinculado directamente al calentamiento global y al cambio de época de humedad. Sin embargo, a partir de la observación de la calidad del aire en la atmósfera, también cuentan con información sobre el depósito de polvo y carbono negro sobre los glaciares, que puede tener un impacto en este retroceso.

“Hay dos fuentes de carbón negro. Una es la ciudad (próxima a la cordillera) que es una fuente pequeña, y la otra mucho más importante viene de la amazonia, de la deforestación, de los fuegos de la amazonia. Este polvo carbón negro sube hasta la cordillera y se deposita en los glaciares”, dijo Ginot. El asentamiento del carbono en forma de hollín o “carbón negro” sobre los glaciares tiene la consecuencia de hacer que aumente la absorción de luz y calor. 

Ginot explica que el derretimiento de los glaciares no tiene que ver con un solo factor, como el calentamiento global, sino que se debe estudiar los cambios en el periodo de precipitación anual y otras fuentes de contaminación antropogénica, como la generación de polvo y carbón negro. 

Esta información generada hace décadas necesita continuar siendo acopiada y ser desarrollada por más observatorios en distintas partes del mundo, opina Ginot, para contar con una idea de la dinámica de estos cuerpos de hielo tan importantes para el equilibrio climático y de los ecosistemas de su dominancia. 

Patrick Ginot es investigador del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD Francia), glaciólogo y geoquímico especializado en la reconstrucción del clima y el medio ambiente pasados a partir de testigos de hielo extraídos de los más altos glaciares del mundo (Andes, Himalaya). Fue uno de los expositores invitados al coloquio “Cambio climático: una mirada desde Bolivia”, realizado el 29 y 30 de junio en la ciudad de La Paz.

Suscríbete al Boletín