logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Sólo una cuarta parte de los suelos es fértil para la agricultura de manera natural

Del: 18 Diciembre 2014

PIEB

Un Atlas elaborado para América Latina detecta que sólo un 25% de los suelos del continente son aptos para la agricultura por ser fértiles de manera natural, mientras que el resto de este recurso está afectado por falta de nutrientes, salinidad, bajas temperaturas, alta humedad y similares condiciones, según un estudio elaborado por la FAO para apoyar el uso sostenible de suelo y llamar la atención sobre su importancia.

 

“Desgraciadamente, las condiciones necesarias para que un suelo sea fértil de manera natural poseen una distribución muy poco extensa en LAC (América Latina y el Caribe)”, dice el estudio que ilustra las limitaciones medioambientales para la producción agrícola, como la fisiografía, el clima y las características del suelo. La información está contenida en el Atlas de suelos de América Latina y el Caribe, una iniciativa financiada por el programa EUROCLIMA que fomentar la cooperación entre América Latina y la Unión Europea en temas de cambio climático.

Primero se descartó la extensión de terreno por encima de 2.000 metros sobre el nivel del mar, lo que supone un 8% del continente, porque aunque en algunas zonas se cultiva a esa altitud, no es adecuada para la agricultura intensiva. Posteriormente se hizo el cálculo de la extensión cuyo limitante son las bajas temperaturas (1,6%) o un clima demasiado seco (4,8%); también se excluyeron los suelos demasiado superficiales (15,2%), a las áreas ya excluidas), demasiado salinos (5,5%), demasiado pobres en nutrientes (34%) y demasiado húmedos (5,3%). Del área restante se excluyeron los cuerpos de agua y las áreas urbanas.

La importancia del suelo radica en que se trata de un recurso natural “con gran influencia sobre el medio ambiente, la economía local, regional y mundial”, que tiene una regeneración muy lenta y, por tanto, debe considerarse como un recurso no renovable debido a que está sometido a constantes procesos de degradación y destrucción de origen natural o antropogénico. Y en este aspecto el cambio de uso de suelo (que conlleva la deforestación del terreno), junto con la sobreexplotación de los recursos naturales, el cambio climático y las desigualdades sociales, son factores centrales para la degradación de las tierras en el continente.

El Atlas unifica la información sobre diferentes tipos de suelos mediante mapas fáciles de interpretar, tanto a escala regional (ecorregiones) como continental, además ilustra la diversidad de suelos, desde los trópicos húmedos hasta los desiertos, con descripciones de los principales tipos de suelos, sus características fundamentales, sus procesos de formación y el conocimiento indígena sobre los suelos. Los mapas de suelos se sustentan en la base de datos Soterlac 1:5.000.000, actualizada y validada en función de la información proporcionada por cada país.

Algunos aspectos destacados por el Atlas:

- La región cuenta con suelos muy fértiles, como resultado de su historia geológica, la topografía, el clima y la vegetación, se pueden encontrar más de 30 tipos de suelos diferentes.
- Los suelos de América Latina y el Caribe soportan la mayor biodiversidad del planeta; aquí están 6 de los 17 países megadiversos del mundo (países que albergan los mayores índices de biodiversidad de la Tierra).
- Casi la mitad del territorio lo conforman suelos pobres en nutrientes; dentro de ellos destacan grandes áreas de suelos amarillos o rojizos en los trópicos húmedos, muy ácidos y pobres en nutrientes, caracterizados por el lavado del sílice y las altas concentraciones de óxidos de hierro y aluminio.
- Cerca de un 20% de la región lo conforman suelos áridos en los que la agricultura sin riego es una práctica desaconsejable, mientras que el 10% presenta limitaciones de drenaje por tratarse de suelos arcillosos. Las empinadas laderas de los Andes están caracterizadas por suelos someros formados por fragmentos de rocas. En los valles interandinos aparecen suelos salinos y ricos en nutrientes, desarrollados sobre cuencas sedimentarias.
- Los suelos fértiles de manera natural suponen únicamente cerca de un 10% de la superficie de América Latina y el Caribe. Destacan los oscuros y profundos suelos de las praderas características de la Pampa argentina.
- Los suelos de LAC apoyan la producción de una gran cantidad y variedad de productos alimentarios: por ejemplo, más de la mitad de la producción mundial de café, caña de azúcar, soja y casi un cuarto de la carne y bananas. Sólo Brasil produce la tercera parte del café mundial.

Suscríbete al Boletín