logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Indígenas se quedan sin alimentos por las inundaciones

Del: 15 Septiembre 2014

Erbol

Desde el tallo del palmito, fruta de temporada y pescado, es lo único que pueden comer al menos cuatro mil indígenas chácobos, cavineños, tacanas cavineños, incluso los pacahuaras del departamento del Beni y parte de Pando porque sus tierras no fueron cultivadas a causa de las inundaciones, informó el presidente de la Central Indígena de la Región Amazónica de Bolivia (CIRABO), Raby Ortiz.

“Estamos trabajando sin alimentación nuestros chacos. Solamente tallos de palmito estamos comiendo, es un sufrimiento este 2014. Además estamos chaqueando, no tenemos nada todavía. Cuando uno tiene chaco, que tenemos que producir duro en un año, recién tenemos el alimento”, contó Ortiz a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.

Los indígenas no trabajaron la tierra, ni sembraron nada por el mal estado en que quedó, desde que el nivel del agua, que inundó sus comunidades, descendió. Perdieron sus cultivos y hasta el mes de agosto las autoridades municipales de Riberalta, Reyes, Santa Rosa y Exaltación los apoyaron con la dotación de alimento.

Desde septiembre ya no cuentan con apoyo alguno, aseguró Ortiz. Incluso dijo que no tienen recursos para comprar semillas de maíz, frejol y camote, tampoco plantines de plátano, para sembrar. Pero además deben esperar orto tiempo para cosechar, de conseguir los granos. 

“Ahorita estamos muy preocupados por el tema de la semilla, ha volado toda la semilla con las inundaciones, especialmente la planta de yuca, plátano. Aquí es muy caro, en el Beni no se encuentran los plantines. Los tacanas-cavineños están haciendo su chaco pero estamos muy preocupados por (la falta) de semilla”, manifestó.

Comunidades afectadas 

Según el informe del presidente de la CIRABO, las 22 comunidades del pueblo Chácobo, que están en los municipios de Exaltación, Guayaramerín y Riberalta, en proximidades de los ríos Biata e Ibo, están afectadas por la falta de alimento.

También siete de las 12 comunidades chácobo pacahuras de los municipios de Riberlta, Reyes y Exaltación. Mientras que las 12 poblaciones de los tacana cavineños de las mismas jurisdicciones, se encuentran en la misma situación. Además de 12 de las 29 regiones de los cavineños de Riveralta, Reyes y Santa Rosa.

Ortiz dijo que del plan gubernamental Patujú sólo recibieron herramientas de trabajo para agricultura. Según el indígena el programa beneficia únicamente a los ganaderos. Señaló que desde que dejaron de recibir el alimento, empezaron a chaquear, a preparar la tierra para el sembradío, pero en vano porque no cuentan con semillas. 

“Estamos buscando semillas de yuca, plátano, maíz, y frejol, también camote que siempre comíamos, pero el agua ha hecho perder la semilla y ahora no tenemos dónde conseguir. Los compañeros están quemando su chaco, pero no hay recursos económicos para comprar la semilla acá en Riberalta, las semillas están carísimas”, lamentó.

Suscríbete al Boletín