logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

El INE debe superar sus debilidades institucionales antes del Censo Agropecuario

Del: 25 Diciembre 2012

Erbol

Antes de organizar y ejecutar el tercer Censo Agropecuario en Bolivia el Instituto Nacional de Estadística (INE) debe superar las debilidades institucionales y las deficiencias técnicas que se evidenciaron en la realización del Censo Nacional de Población y Vivienda (CNPV) 2012. Ese es el desafío para la gestión 2013 en relación con la demanda de información estadística actualizada en Bolivia, dice Fundación Tierra.

 
El gobierno anunció para el próximo año la realización del empadronamiento agropecuario en el país, cumpliendo de ese modo la recomendación de estándares internacionales en sentido de levantar la información estadística agropecuaria inmediatamente después del relevamiento de la información de población y vivienda.
 
En Bolivia se realizaron dos censos agropecuarios, el primero en 1950 y el segundo en 1984. En consecuencia con el tercer censo de este sector se espera que cubra un vacío de información estadística cercano a las tres décadas.
 
Hasta la fecha el INE sólo ha hecho conocer el diseño preliminar de la boleta censal que se aplicaría en el operativo, la cual requiere de un ajuste en varias de sus 53 preguntas y alternativas de respuesta, según especialistas de la mesa técnica agropecuaria de “La ruta del Censo 2012”.
 
Las debilidades
 
El 21 de noviembre, las bolivianas y bolivianos fuimos empadronados en una jornada que recibió cuestionamientos desde diversos ámbitos debido a las deficiencias y fallas que se registraron en ese operativo censal. La falta de boletas censales y de empadronadores fueron el común denominador de varias denuncias a lo largo del territorio nacional.
 
¿Qué falló? Algunos expertos en el tema hicieron una evaluación de lo sucedido y dieron pistas sobre las deficiencias.
 
El director del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), René Pereira anota algunas debilidades institucionales que según su criterio se hicieron patentes en el proceso precensal y en el operativo de empadronamiento.
 
Según el sociólogo la “institucionalidad del INE pasa actualmente por momentos muy críticos, que deterioran su estabilidad y solidez, con la consecuente pérdida de credibilidad entre la población”. Afirma que esa institución debe trabajar en forma autónoma en relación con el órgano Ejecutivo para contar con un nivel aceptable de confiabilidad.
 
El cambio de director del INE en una fecha próxima a la realización del Censo y las contradicciones entre el ministerio de Planificación del Desarrollo y la dirección del INE son una muestra de aquella debilidad.
 
El origen de la crisis institucional en el campo estadístico responde en parte, a la vigencia de una norma que corresponde a una etapa histórica superada por la democracia boliviana. El gobierno antidemocrático de Hugo Banzer Suárez promulgó el Decreto Ley 14100 en 1976. Ante ello Pereira pregunta al Ejecutivo “¿cómo un Gobierno que se dice promotor del cambio y la democracia coexista con un instrumento normativo estadístico de una de las épocas más oscuras de nuestro país?”.
 
Actualización cartográfica
 
Para realizar un censo agropecuario confiable también es prioritario actualizar la cartografía censal según los representantes de diversas instituciones relacionadas con la temática, entre los que se cuentan el Centro de Planificación y Gestión (Ceplag) dependiente de la Universidad Mayor de San Simón, el Centro de Investigación y Desarrollo Regional (Cidre) y la mesa técnica agropecuaria de “La ruta del Censo 2012”, reunida en La Paz.
 
Los expertos del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), Fundación Tierra, Agua Sustentable, el Instituto de Investigaciones Geográficas y el Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), el Instituto Para el Desarrollo Rural de Sudamérica  (IPDRS), que conforman la mencionada mesa técnica, coincidieron en relevar la importancia de la cartografía censal y expresaron que esa labor, inconclusa en los preparativos del CNPV, debe terminar antes de la realización del censo agropecuario.
 
La cartografía censal sirve para la planificación del empadronamiento y para el operativo de recolección de información. Si está actualizada, ésta ofrece una aproximación exacta a las unidades agropecuarias que se empadronarán y, de acuerdo con esos datos, se planifica la cantidad de personal necesario para ejecutar el operativo, entre otros factores.
 

Suscríbete al Boletín