logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Entrega del Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanas

Del: 24 Noviembre 2011

Bolivia Rural - Administrador

PIEB/Investigadores.- Poco antes de las 19.00 del martes 22 de noviembre, los aplausos rompieron en el Auditorio del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (MUSEF), donde la lluvia de todo el día en La Paz y el sismo que se sintió en cuatro ciudades del país, dejaron de ser relevantes a esa hora. Teresa Gisbert y Lorenzo Solíz subieron al escenario, flanqueado en una esquina por las tres esculturas que serían entregadas en la noche del Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanas.

Carlos Toranzo, presidente de la Fundación para la Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), y Godofredo Sandoval, director del PIEB, los acompañaron en la testera; y desde el público, personalidades, investigadores, amigos y familiares. Por supuesto, el ex presidente Carlos Mesa, la escritora Isabel Mesa; los investigadores Salvador Romero Pittari y Silvia Rivera; el representante de la Alcaldía de La Paz Pedro Susz, su esposa, la actriz Norma Merlo; la periodista Lupe Cajías; la historiadora María Luisa Soux; el embajador de Ecuador, Ricardo Ulcuango, el embajador de Italia, Luigi de Chiara; Rita del Solar, esposa de Alfredo La Placa; los arquitectos Gastón Gallardo y Carlos Villagómez, entre otros conocidos.

“El MUSEF ha tenido el honor de trabajar con todos los premiados”, dijo el director del Museo, Ramiro Molina, para dar la bienvenida al acto en el que la arquitecta Teresa Gisbert recibió el Premio a la Trayectoria Intelectual; Lorenzo Solíz, director del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), recibió para su institución el Premio en la categoría Contribución Institucional; y una Mención Honorífica le fue entregada al Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia (ABNB).

Esta es la tercera oportunidad en la que se entrega el Premio que desde que se instituyó, el año 2006, quiso ser un reconocimiento de la sociedad a verdaderos referentes del pensamiento y de la producción de conocimiento en Bolivia. Y es que hacer ciencia en el país es difícil, es para el que se empeña y persevera. Antes ya fue difícil porque los investigadores fueron perseguidos por las dictaduras, las instituciones de investigación fueron allanadas o cerradas. Y aún hoy es difícil por la falta de incentivos económicos, dijo Godofredo Sandoval, quien dio el discurso de apertura. Emoción en su voz. Y eso que la noche aún guardaba sus mejores sorpresas.

Media hora, quizá un poco más, transcurrió desde que el acto empezó. Para entonces, había como un aura de familiaridad en el ambiente. Todos –o casi todos–, eran viejos conocidos y tal vez por eso se miraron unos a otros y celebraron con risas cuando el historiador Fernando Cajías dijo que los discípulos de Teresa Gisbert eran fácilmente identificables “porque todos tienen, unos más que otros, su sello de barroco mestizo”.

Fue emotivo el discurso que dio Cajías momentos antes de que le fuera entregado el premio a Teresa Gisbert, su maestra en la universidad, rescatando las tres facetas que le hacen merecedora del Premio a la Trayectoria Intelectual: la de formadora, la de gestora y la de investigadora.

“Los historiadores y cientistas sociales aquí presentes y los ausentes; los lectores; los amantes del patrimonio; los alumnos; los barrocos mestizos de todo el mundo estamos muy agradecidos al PIEB por esta consagración a la multifacética Teresa Gisbert, orgullo de Bolivia y, con ello, también honrar la memoria de don José de Mesa”, dijo el historiador.

Godofredo Sandoval fue quien le hizo entrega de la “Escultura del Saber”, también “como un homenaje a don José de Mesa”. La galardonada no esperó a tomar el micrófono para “agradecer tanta muestra de cariño para mí y para mi esposo”.

Él, don José de Mesa, estuvo presente en todo momento. “Yo trabajé con mi esposo José gracias al enfoque común de lo que creíamos era Bolivia. Por nuestra formación no trabajábamos con ideas sino con aquello tangible, más propio de nuestra profesión de arquitectos. Edificios, conjuntos urbanos, y arte. Veíamos al país a través de ese lente”.

Lúcida, emocionada, segura de sí misma, habló de sus hijos, todos criados en un entorno en el que los libros, la investigación, los viajes, eran cotidianos. “Hice lo que hice, bien o mal, porque la vida me brindó oportunidades que muy pocos tuvieron y por las que le estoy agradecida a Dios”, dijo Teresa Gisbert.

Una pieza de música barroca interpretada por Sachiko Sakuma, Cristina Wayar y Aracelly Nuni precedió la entrega del reconocimiento honorífico al Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia, a cargo de Hans van den Berg, rector de la Universidad Católica Boliviana (UCB) y miembro del Jurado Calificador de esta versión del Premio. Precisamente, el Jurado fue el que decidió ofrecer esta Mención, en consideración a que esta centenaria institución es un modelo para la conservación del patrimonio documental del país, de extraordinaria importancia para la actividad científica y cultural, y la preservación de la memoria nacional.

Van den Berg destacó la herencia de directores como Gabriel René Moreno, Gunnar Mendoza y, hasta hace pocos días, Marcela Inch. La nueva directora del ABNB, la prolífica investigadora Ana María Lema, recibió el reconocimiento con el compromiso de dar continuidad a esta herencia.

Y así, pasadas las 20.00, la quena de Marcelo Peña sonó sobre el escenario, para abrir la segunda parte del programa, dedicada al CIPCA, ganador del Premio a la Contribución Institucional.

La investigadora especializada en temas indígenas, Vera Gianotten, en el discurso previo a la entrega del reconocimiento, recordó su aproximación personal al Centro, en los años 70, cuando el entusiasmo de sus fundadores, Xavier Albó, Luis Alegre y Francisco Javier, empujaba la iniciativa.

De los tres, el único que ha permanecido en la institución a lo largo de sus ya cuatro décadas, es Albó, sentado en primera fila en esta noche del Premio.

“CIPCA ha logrado que el campesinado no sea un sujeto de investigación, sino un actor”, dijo Gianotten, poco antes de que Carlos Toranzo haga entrega de la “Escultura de la Investigación” a su actual director, Lorenzo Solíz, intuyendo “esa alegría de reconocer también a través de este premio a Xavier Albó por su labor en CIPCA”.

En su discurso de agradecimiento, Solíz recordó cómo en 40 años CIPCA se empecinó en construir propuestas que puedan ser incorporadas en la política pública, sea a nivel nacional, municipal o departamental. CIPCA aportó al posicionamiento de la temática y problemática de los pueblos indígenas, a través de sendos debates a finales de los años 80, cuando ya se empezaba a hablar del Estado plurinacional. Revisando la bibliografía de entonces se puede evidenciar que poco a poco estos temas han ido incorporándose a la agenda pública, junto con sus actores, líderes políticos, sociales, organizaciones y el mismo Estado que hoy en día asume plenamente la vigencia y participación de los pueblos indígenas. Un libro fundamental, por ejemplo, fue “Apuntes para una Bolivia diferente”, que en los años 90 se atrevió a plantear un Estado plurinacional y que alentó el debate en los años sucesivos. Estos son algunos de los aportes que destacó.

A poco de tomar la palabra, Solíz hizo lo que probablemente fue el momento más emotivo de la noche, llamó a Xavier Albó a subir al estrado para recibir de sus manos la estatuilla y así, en un acto de mucho simbolismo, reconocer su semilla y su herencia para Bolivia.

Con la proyección de dos videos documentales, uno sobre Teresa Gisbert y otro sobre el CIPCA, la noche se abrió a los abrazos y a las felicitaciones, cerca de las 21.00. El vino de honor se encargó de cerrar la tercera versión del Premio que surgió como iniciativa de la Fundación PIEB y que para este año contó con el auspicio del Ministerio de Educación, el Viceministerio de Ciencia y Tecnología, la Academia Nacional de Ciencias de Bolivia, el Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana (CEUB), el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD), la Embajada del Reino de los Países Bajos y la Embajada de Francia

Fuente: PIEB

Suscríbete al Boletín