logo_superior
  • desarrollo rural

    Boletín especializado en Desarrollo Rural en Bolivia Más de 25.000 suscritos en diferentes categorías de interés

  • censos agropecuarios

    El censo agropecuario contabilizó 2.070.808 cabezas de llamas.Fuente INE

Inundaciones gracias a la deforestación

Carlos Ugarte Tapia - La Patria/Kiswara
Jueves, 23 Julio 2015 249 visitas

Ya son varios años consecutivos que las inundaciones azotan las tierras bajas y otras regiones de Bolivia. La frecuencia de estas inundaciones afecta a miles de familias, perjudican la producción agrícola y pecuaria y destrozan caminos.

Los bosques son paraguas y esponjas naturales, por lo tanto más deforestación significa más inundaciones.

La deforestación sigue creciendo sostenidamente, ya sea para ampliar la frontera agrícola o la frontera ganadera. Además se ha producido un fenómeno de lluvias extremas. La conjunción de estos factores es potencialmente mortal.

La deforestación causa alteraciones al régimen hidrológico, la disminución de la capacidad de retención e infiltración del agua, la modificación de la escorrentía (Corriente de agua que se vierte al rebasar su depósito o cauce naturales o artificiales) de las aguas superficiales, disminución de los tiempos de concentración y la desestabilización de las napas freáticas, lo que a su vez favorece las inundaciones.

La deforestación de los márgenes de grandes ríos, arroyos y quebradas para el monocultivo, hacen que la tierra pierda su capacidad de absorción y el agua escurra, arrastrando sedimentos, directamente a los cursos de agua.

Un estudio realizado por una universidad de Australia y una universidad de Singapur investigó la relación entre la deforestación y la frecuencia y gravedad de inundaciones, se analizaron datos de 56 países tropicales y se concluyó que un incremento de 10 por ciento de la deforestación de bosques naturales resulta en un incremento en la frecuencia de inundaciones entre 4 y 28 por ciento y en un incremento en la duración de la inundaciones entre 4 y 8 por ciento.

Esta relación entre la deforestación y las inundaciones se debe a la función de esponja que ejercen los bosques naturales, en períodos de lluvia los bosques son capaces de almacenar una cantidad notable de agua. De este modo el agua no se va directamente a los ríos, se queda almacenada en los suelos boscosos y es lentamente liberada después. Así el riesgo de inundaciones es mucho menor.

El asentamiento legal o ilegal de comunidades, pueblos y predios genera daños porque se establecen sin considerar la distancia de protección a la orilla de los ríos, llamada servidumbre ecológica y sin respetar el régimen de inundaciones naturales que caracterizan los ríos.

La reforestación, la conservación de bosques naturales, el reasentamiento de comunidades, pueblos y predios, la utilización más eficiente del suelo apto para diversos usos y el cumplimiento de las leyes, principalmente la Ley Forestal, son acciones que permitirán revertir las inundaciones.

Volver atras

Suscríbete al Boletín